Mosaico Hidráulico 

El mosaico hidráulico, también conocido como pavimento hidráulico o la baldosa hidráulica, es un revestimiento artesanal para suelo y paredes que vivió su época de esplendor en los comienzos del siglo XX. Mosaico hidráulico está formado por tres capas superpuestas de cemento prensado, con arenas calcáreas y silíceas de varias granulometrías.

De por sí el mosaico hidráulico posee una gran resistencia y solidez. Además, estas baldosas se caracterizan por su versatilidad, su gran variedad de dibujos y de colores naturales que las hacen aptas tanto para interiores como exteriores. Obviamente con el tiempo y el uso, el mosaico hidráulico sufre un efecto desgastado, empañando la vista al perder el color y el brillo, e incluso táctil encontrando trozos o pedazos astillados. La belleza y conservación de estos pavimentos depende de un tratamiento adecuado.

Por eso Pulidos Kalima dispone de un equipo profesional para restaurar estos pisos antiguos de mosaico hidráulico, aplicando nuestros conocimientos técnicos, a fin de reparar cualquier perdida de color, o desperfecto del azulejo con resinas y pigmentos especiales, dándoles una capa final con dos posibles terminaciones: brillo natural del material y la opción efecto brillante llamado efecto de espejo hecho con un el tratamiento cristalizado.

Kalima ofrece suministro, instalación, restauración, micro-pulido y abrillantado de todo tipo de suelos en mosaico hidráulico.